Saltear al contenido principal

Los primeros pétalos

Los Primeros Pétalos

En mi ciudad hay mil barrios
En cada barrio hay cien calles
En cada calle hay diez casas

En mi barrio hay casas abandonadas
donde viven ratas, culebras y cucarachas
Con puertas tapiadas
y fachadas desconchadas

En mi barrio hay casas solitarias
de donde salen personas
que van cargando sus mochilas:
No sonríen, ni se dicen “buenos días”

Pero en mi barrio también hay casas habitadas
donde viven personas con ganas de:
conocerse, jugar, leer, pintar…
y montar un Carnaval de Otoño:

En octubre comienza la fiesta
y en una fachada se pinta un poema
titulado El Hombre Sin Nombre,
el poema empieza así:

En mi ciudad hay mil barrios…

 

Sin saberlo, el autor Pedro Mañas y su laberíntica poesía de ciudad se convirtieron en la excusa que necesitaba un grupo de vecinos del Casco Antiguo de Alicante para conocerse, compartir y desarrollar actividades.

Tras una reunión vecinal sobre el problema del botellón en el barrio, en octubre de 2010, Krisztina, Marina, Quim, Susanna, Lara, Javi, Silvia, Antonio, Esti, Ari y Jose se propusieron crear una mesa de trabajo en la que lanzar diferentes propuestas para mejorar la imagen del Casco Antiguo, pero que ante todo sirviera como oportunidad para conocerse, compartir momentos y afianzar lazos vecinales.
En estos encuentros, los miembros iniciales fueron sembrando las pequeñas ideas que deberían florecer e ir conformando el perfil del grupo. El nombre surgió rápidamente por boca de Esti, “Comando Margarita”, y la primera “acción a perpetrar”, la creación de un itinerario por el Casco Antiguo a través de murales decorados con poemas ilustrados en las fachadas de los edificios tapiados: “ POEMAS DEL BARRIO”.

La intención era mejorar la imagen del Casco Antiguo donde viven. Se trata de una forma de llevar la literatura a la calle dejando que los versos se liberen de las páginas de los libros y que vuelen mientras el caminante lo lee en voz alta… O simplemente, porque es una oportunidad de coger la brocha gorda y pintar lo que uno siente.

La táctica operativa del Comando fue sencilla: localizaron edificios tapiados y desconchados, eligieron poemas, esbozaron las ilustraciones, recogieron pinturas, brochas, cubos, pinceles… y lo más importante, compartieron sus ideas con compañeros en el trabajo, con familiares en la comida de los domingos, con amigos…

El primer mural nació en octubre de 2010, el segundo en noviembre de 2010, ambos se encuentran en la Calle San Roque. Los más recientes son creaciones del 2011 y se encuentran en las calles Toledo, Montengón, San Agustín y en la Plaza del Puente.

El objetivo del Comando es seguir creciendo, dando color al Casco Antiguo, floreciendo Margaritas de mil colores, invitando a todo el mundo que quiera formar parte… Y parece que por ahora lo están consiguiendo: al grupo inicial se han ido sumando nuevos vecinos, así como amigos y familiares de otros barrios. También prestan una inestimable colaboración algunos comerciantes de la zona, como Toni el panadero, Emilio del Hostal de Sal, Pepa de la Taberna Ibérica…. Incluso, por la perseverancia de Krisztina, el mismo Pedro Mañas ha sido contactado y puesto al corriente del papel fundamental que sus poemas están jugando en este plantel de margaritas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba